Close
Logo

Acerca De Nosotros

Cubanfoodla - Este Popular Vino Calificaciones Y Comentarios, La Idea De Recetas Únicas, Información Acerca De Las Combinaciones De Cobertura De Noticias Y Guías Útiles.

Cristalería,

Cómo cuidar su cristalería

El cuidado de su cristalería es una parte importante de la experiencia de beber vino. Se ha tomado tantas molestias para seleccionar el vino adecuado, comprar las copas perfectas, servir la comida adecuada; serviría en vasos turbios con un ligero olor a su cena. Si eres culpable de descuidar tus copas, sigue leyendo. El hecho es que la forma en que se lavan y se cuidan las copas de vino tiene un efecto directo en el sabor del vino. El cuidado adecuado de su cristal asegurará que sus vinos siempre tengan el mejor sabor.

Evite los sabores y olores no deseados en su cristalería. Los vasos de cristal son más porosos que la cristalería normal. Aunque el cristal se ve completamente liso a simple vista, está lleno de poros microscópicos y grietas que albergan residuos y depósitos, los bordes microscópicos afilados son los que ayudan a abrir el vino cuando lo agitas en tu copa. Los vasos deben almacenarse en un área bien ventilada, como un estante especial para vidrio que les permita colgar.

Conozca los pros y los contras de lavar las copas. Mantener tus vasos limpios puede ser tan simple como lavarlos con agua caliente y enjuagarlos con agua fría. Para los vasos de cristal, es mejor lavarlos con agua tibia. Si bien a menudo esto es suficiente para limpiar el vaso, es posible que encuentre manchas de vino rebeldes (o tal vez una impresión de lápiz labial o dos). Limpiar a fondo con un detergente suave o un producto como Brillo de tallo elimina los residuos que provocan olores y sabores no deseados y previene el enturbiamiento.Nunca es una buena idea lavarse con algo duro, como una esponja de acero o lana, a menos que sea un fanático de la cristalería rayada.

Las copas de vino también se pueden lavar en el lavavajillas, aunque debe usar su criterio para determinar si el tallo es demasiado largo o delicado y se romperá durante el ciclo de lavado. Muchos lavaplatos más nuevos ofrecen una rejilla incorporada en la parte superior para colocar copas. Si el tuyo no tiene uno, puedes comprar un Soporte para copas de vino StemGrip para lavavajillas . Una vez que los vasos están cargados y listos para ser limpiados, no es necesario usar detergente; la temperatura alta por sí sola hará el truco. Una advertencia: el agua dura hará que los vasos se vuelvan turbios.



También es importante secar las copas. Si coloca sus vasos en el lavavajillas, es una buena ideaséquelos a mano cuando terminen de enjuagarlos. Al lavarse las manos,séquelos con un paño sin pelusa para evitar manchas de agua. Toallas de microfibra especiales se fabrican expresamente para este propósito. Alternativamente, puede secarlos boca abajo sobre un paño o tapete para tallos.

Aunque ciertamente no es obligatorio, si todavía está preocupado por el efecto que tendrá su copa en el vino, antes de servir, enjuague las copas con agua destilada o con el vino que está a punto de servir.



El cuidado de los decantadores puede ser un ejercicio de frustración. Cualquiera que haya intentado limpiar o secar el interior de una jarra sabe lo difícil que puede ser. Al lavarse las manos, es posible que haya puntos que deban restregarse, en cuyo caso cepillo de limpieza decantador puede servir como una herramienta útil. El proceso de secado también puede ser muy fácil con, qué más, un cepillo de secado decantador. El secado por goteo puede dejar manchas, y la forma de la jarra a menudo no es propicia para secarlo al revés.

Otro truco para eliminar los escombros son las bolas mágicas. Estos simplemente necesitan ser arremolinados por dentro y listo, una jarra limpia.

Y por último, si ya ha hecho algún daño a su cristalería, no todo está perdido. Si sus lentes se ven empañados, intente remojarlos en vinagre blanco durante unas horas, luego lávelos con agua tibia y un agente limpiador suave. Repita según sea necesario hasta que desaparezca todo el residuo. Luego, lave con agua tibia y jabón líquido suave para platos y repita el proceso de remojo si es necesario para eliminar cualquier residuo restante.